AIE Sociedad de Artistas Intérpretes o Ejecutantes de España
 
Inicio > CONOZCA AIE > ORGANIZACIÓN > Presidente > Carta del Presidente

Carta del Presidente


Queridos/as todos/as:

En esta Memoria se detallan las acciones y deberes, cumplidos y pendientes, de las cuentas, recaudaciones, repartos y movimientos efectuados para mejorar la recaudación y la gestión de los derechos de los artistas, realizados durante el año 2015 por las personas y equipos que conforman nuestra sociedad, para que los socios puedan refrendar o reprobar las gestiones realizadas y el público y las autoridades que tienen que observar el cumplimiento de los estatutos y compromisos adquiridos por AIE puedan comprobar la veracidad, rectitud y transparencia de nuestra gestión.

Debo señalar que el Consejo de Administración ha cumplido, en 2015, con austeridad y sentido común, el presupuesto, controlando el gasto e incrementando la recaudación, lo que ha permitido, con gran esfuerzo, ir compensando, año tras año, en gran parte, la merma que produjo en la recaudación de AIE (unos 9 Millones € / año que ya suman cerca de 40 M €), la supresión por el Gobierno de la compensación por copia privada. Esta supresión, única en la UE, incomprensible, injusta y nociva para los artistas, aumenta la brecha, la vergüenza y la distancia, en cuantía económica y protección legal, entre España y el resto de países de la UE, ya que con todos ellos tenemos contratos de reciprocidad, activos y en vigor.

Datos de AIE en 2015

AIE REPARTIÓ EN 2015 A SUS SOCIOS 29,7 MILLONES €
MAYOR RECAUDACIÓN EN 2015 = 29,1 MILLONES € : +9,45% sobre presupuesto
MAYOR RECAUDACIÓN INTERNACIONAL = 6 MILLONES € : +51% sobre 2014
DESCUENTO = 9,75% : <10%

AIE GESTIONA 83 CONTRATOS CON 73 ENTIDADES DE 52 PAÍSES

AIE ha completado el mapa de reciprocidad y es la entidad mundial de artistas con más acuerdos de reciprocidad firmados y efectivos. AIE mantiene relaciones de reciprocidad y está presente representando a sus artistas en el 98% de los territorios donde se respeta la propiedad intelectual y existen legislaciones que permiten la recaudación y el intercambio entre sociedades de gestión.

Las modernas herramientas de gestión de AIE son también usadas por otras entidades de Europa y Latinoamérica. AIE realiza revisiones y auditorías con las entidades de los diferentes países con los que mantiene contratos de reciprocidad, suscritos y en vigor, que son en la actualidad 73. Algunos socios recordarán que al comienzo del periodo 2011 - 2015, éste fue uno de los objetivos prioritarios que nos marcamos y en octubre de 2015 lo hemos cumplido.

ENCUESTA AIE 2015 A 1.880 SOCIOS = 8,8 DE SATISFACCIÓN (sobre 10)

En la encuesta de satisfacción que AIE realizó en 2015 a 1.880 socios, respondió el 33% y la puntuación media obtenida fue de 8,8 sobre 10. AIE cuenta con casi 23.000 socios y viene realizando encuestas de satisfacción durante varios años, obteniendo una puntuación similar a la que presentamos en 2015. Este resultado, después de varios años de encuesta, representa un altísimo valor de muestra ya que en las consultas para pulsar la intención de voto, se encuesta a 2.000 personas sobre 45 millones. Estos resultados de satisfacción, nos estimulan para seguir trabajando. Una puntuación alta proveniente de artistas de todos los sectores, nos compromete para seguir mejorando y elevando la puntuación porque eso nos indicará que la gestión va mejor y los servicios sirven y cumplen su función.

AIE ha fijado por escrito, en su Carta de Servicios una serie de compromisos de buena gestión económica, jurídica y social, fijando plazos, fechas y detalles sobre los derechos que los socios tienen con respecto a su entidad de gestión, para cumplir con sus socios y con todos aquellos que sean artistas o entidades de gestión de artistas y quieran encomendarle la gestión de sus derechos. En 2015, AIE ha prestado a sus socios un total de 17.980 servicios, cumpliendo con todos ellos los plazos fijados, excepto en un caso.

Las peticiones de ayudas asistenciales han aumentado de forma exponencial. Esto evidencia que la precariedad económica de muchos artistas se mantiene y demanda acciones que conduzcan a mejorar esta difícil situación. AIE ha destinado, hasta la fecha, 2.254.581,43 € a ayudas asistenciales a sus socios. En el año 2015 AIE ha entregado 290.000 € en ayudas asistenciales a los socios que las han necesitado.

Servir a los artistas de la música, con justicia, responsabilidad, transparencia, equidad y eficacia, es el objetivo y la misión principal de AIE. Es imprescindible defender nuestros derechos y reunirnos para contrastar ideas y aportar las posibles soluciones que permitan que los problemas de nuestra profesión sean resueltos en plazos razonables.

El Consejo de Administración saliente consiguió subir la recaudación, bajar el gasto y reducir el descuento de administración, durante cuatro años, a pesar de la crisis, la supresión de la copia privada y la campaña que contra la gestión colectiva existía y existe, junto al comportamiento de otras entidades hermanas que han concedido descuentos y rebajas incomprensibles a los usuarios. Nosotros, comprometidos de nuevo, vamos a intentar mantener y superar el alto nivel de nuestra querida AIE.

También tenemos que felicitarnos por haber conseguido que el Parlamento Europeo elevase el plazo de protección de los derechos de los artistas de 50 a 70 años y el gobierno de España lo haya trasladado a la legislación española. La extensión del plazo de protección no se pudo tocar desde 1961. Haber logrado prolongar veinte años más los derechos de los artistas, constituye un hito en la historia de la propiedad intelectual.

Los datos que se aportan en esta Memoria 2015, reflejan un modelo de gestión responsable, eficaz y solidaria.

Todo ello ha sido posible gracias al buen clima que ha reinado en nuestra Sociedad en 2015 y durante estos últimos cuatro años, lo que nos ha permitido dedicarnos a trabajar y mejorar la recaudación, el reparto, la gestión, las asistencias, las atenciones sociales a los artistas, las acciones legislativas y las actividades nacionales e internacionales dirigidas a establecer el liderazgo que AIE mantiene hoy, con el apoyo de la comunidad internacional.

Y aunque los problemas e incertidumbres que se plantean para el futuro son muchos, los socios pueden estar tranquilos en lo que se refiere a la solidez, buen hacer y sostenibilidad de la Sociedad de Artistas. Desde esta carta de la Memoria 2015, quiero dar las gracias a todos los socios por la confianza que han depositado en mi persona y en el resto de consejeros que conforman el Consejo de Administración de AIE, en las pasadas elecciones del 3 de diciembre de 2015. Nos sentimos honrados y respaldados por todos los socios que nos han mandatado para defender y desarrollar los derechos de los artistas en todo el mundo.

Nuestro lema fue sencillo y contundente: “Defender los derechos y el futuro de los artistas”.
Hemos conformado un nuevo Consejo de Administración con nuevos consejeros, junto a otros que han acreditado su dedicación, esfuerzo y tesón para conseguir las mejoras y evolución que AIE puede exhibir con orgullo y satisfacción, gracias a la experiencia de unos y a la ilusión de todos. Esta mezcla es buena para afrontar el mantenimiento y desarrollo de los derechos, de la gestión colectiva, de la propiedad intelectual y la modernización e internacionalización de AIE.

Con ánimo, ilusión, entusiasmo, responsabilidad para defender la gestión colectiva y los derechos de los artistas, y muchas ganas de trabajar, un grupo de personas, profesionales de la música, avalados por varios centenares de socios de AIE, nos presentamos a las elecciones de AIE 2015, con el propósito de elevar el valor de la Sociedad de Artistas, potenciar el desarrollo de los derechos, la recaudación y la gestión, conservar y revalorizar los derechos que AIE administra, cuya propiedad corresponde única y exclusivamente a los artistas intérpretes
o ejecutantes, y desarrollar los sistemas que permitan garantizar el futuro de los derechos de los artistas y su justa remuneración, en el ámbito analógico y poniendo especial énfasis en los derechos en el ámbito digital, en Internet.

Ahora, cuatro meses después de haber aceptado el mandato que nos otorgaron los artistas, el Presidente y el Consejo de Administración agradecemos y apreciamos en su valor el apoyo y colaboración que nos han prestado para realizar las tareas que hemos realizado en el pasado periodo, parte de las cuales figuran en esta Memoria 2015 que ahora se somete al criterio de todos los socios, para su aprobación o reprobación, con prudente pero profunda satisfacción por los logros obtenidos.

Es evidente que se avecina un gran cambio en el paradigma de la gestión de los derechos de propiedad intelectual y, en particular, en los derechos de los artistas en el entorno digital. Por ello, es necesario anticiparse y no quedarse atrás.

Ese cambio pasa, necesariamente, por la toma de conciencia personal de los artistas que debemos considerar que la gestión colectiva es necesaria, que AIE es y debe ser nuestra empresa a la que hay que exigir, vigilar y cuidar para conseguir que el cambio sea útil, controlado y provechoso.

No debemos conformarnos con sobrevivir en una época de dificultades, argumentando que AIE aumenta la recaudación, reduce el descuento de administración y cumple con sus compromisos. Eso sería instalarse en la inercia del ganador, que cae en las garras del inmovilismo y puede morir de éxito o de fracaso sobrevenido, sin darse apenas cuenta.

Debemos protagonizar el cambio que se va a producir. Porque la tercera vía, mala también aunque común, podría ser esperar a que vaya decreciendo el derecho, la recaudación y el reparto y entonces buscar tardías soluciones, difíciles de encontrar.
Hemos conseguido mejorar la legislación sobre derechos y obtener buenos y ejemplares resultados en la gestión. Ahora hay que dar el salto, medido y ordenado, para construir un futuro positivo y sólido para los artistas intérpretes o ejecutantes.

La prestación de servicios a los socios, a todos los artistas y a otras entidades de gestión, es un compromiso para el buen funcionamiento de AIE y la garantía de su futuro, manifestado por la candidatura con la que obtuvimos la confianza de los socios en las últimas elecciones a Presidente y demás miembros del Consejo de Administración de AIE.

La mejor forma de proteger y ampliar los derechos de los artistas en un mundo globalizado, es que AIE se consolide como entidad de gestión responsable y líder a nivel internacional, dando los pasos necesarios para convertirse en una entidad de vanguardia en la prestación de servicios a sus socios, a todos los artistas y a otras entidades de gestión.

Hay que destacar los esfuerzos realizados y los logros alcanzados en los últimos años, tales como el posicionamiento de AIE como intercambiador internacional de derechos, el sustancial incremento de la recaudación internacional de derechos que ha pasado, en diez años, de UNO a SEIS MILLONES €, creciendo un 500%, lo cual ha beneficiado sustancialmente a nuestros socios y ha elevado el prestigio y valoración de AIE como entidad de gestión a nivel internacional, o la obtención por AIE del reconocimiento como intermediario cualificado (QI) ante la Autoridad Fiscal Estadounidense, con la consiguiente ventaja, para los socios de AIE, de reducir la retención en origen, sobre los derechos procedentes de EE. UU., desde el 30% a tan solo el 5%. Además esta retención, en un futuro, quedará reducida a 0%.

El buen nombre y la confianza que AIE despierta en sus socios y en las entidades de gestión del mundo, han llevado a AIE a convertirse en un claro referente de buena gestión, de economía en la administración, bajando los gastos continuamente y el descuento de administración durante los últimos diez años y aumentando la recaudación, consiguiendo reponer la misma desde 2011, a pesar de que el Gobierno suprimió, en la práctica, de forma caprichosa, la remuneración por copia privada, despojando a los artistas de 9 millones € cada año, sumando el despojo unos casi 40 millones €, mientras en el resto de países de Europa esa recaudación ha ido aumentando.

AIE es una sociedad internacional, radicada en España, al igual que muchos de sus artistas y grupos, y esto está siendo asumido por el resto de entidades que están encargando a AIE la representación de los derechos de sus socios en otros territorios.

La privilegiada posición internacional de AIE y los beneficios que ello comporta para nuestros socios y para la propia existencia de AIE y su economía, aconsejan profundizar en el desarrollo de nuestro sistema de análisis, recaudación y reparto, valorado y adoptado por varias entidades de gestión de otros países lo que nos permite amortizar y compensar el esfuerzo económico que AIE realizó en su día para dotarse de un sistema informático moderno y eficaz.

Es necesario intensificar los esfuerzos en este sentido para evitar que AIE quede relegada a ser una entidad de gestión dependiente de otras ya que esa subordinación traerá como consecuencia la disminución paulatina o acelerada de la recaudación, como les está ocurriendo a otras entidades hermanas.

Hay muchas razones de peso que nos conducen a la necesidad de plasmar un proyecto estratégico de potenciación de AIE a corto, medio y largo plazo.

Este proyecto desarrolla un sistema muy avanzado de información a los socios y otras sociedades, con todo tipo de detalles, para que los socios y administrados puedan conducir sus carreras y economías de la mejor manera posible, disponiendo de toda la información ordenada por cantidades, temas, territorios… en un amplio y detallado análisis.

Así AIE podrá competir en el ámbito internacional de la propiedad intelectual para ofrecer una mejor gestión a los artistas y a las entidades que quieran utilizar los servicios que AIE les puede proporcionar. A fin de cuentas, las entidades luchan por los derechos de sus socios, los artistas, encausan a los usuarios que no pagan y resuelven todos los conflictos legales y administrativos y, al final, necesitan un buen sistema de información y gestión para llevar a cabo su principal cometido: hacer llegar a los artistas una justa remuneración con un coste moderado.

Hay que conseguir, a base de mejores servicios y una buena información, conservar y mejorar la captación de artistas para que los artistas no tengan que repartir beneficios con quienes únicamente se dedican a recaudar los derechos que ya tiene dispuestos la entidad de gestión, descontar un porcentaje y depositar, más tarde, en las cuentas de los artistas una cantidad menor de la que la entidad de gestión ha destinado al socio.

Este proyecto tiene el objetivo primordial de defender los derechos de los artistas en el ámbito global, internacional. En este nuevo periodo queremos abordar los necesarios compromisos para cumplir este plan de mejora de los derechos y servicios que AIE presta a sus socios:

  • Propiciar el necesario cambio para mejorar la gestión y administración de los derechos de los artistas.
  • Asumir y potenciar el claro liderazgo que AIE ha conseguido a través de estos años.
  • Cambiar el concepto del socio como “protegido” de la entidad, al que ésta paga y de la que el socio depende, por el del socio como propietario y a la vez cliente, al que la entidad y sus administradores deben atraer, complacer y servir.

El concepto de socio “protegido” está instalado en otras muchas sociedades de gestión y haremos campaña para cambiarlo y ajustarlo a la realidad porque este ajuste redundará en beneficio del socio que podrá exigir a sus administradores, con todo derecho, una mayor eficacia, transparencia y compromiso.

Este desarrollo nos permitirá atender mucho mejor a los socios que recaudan mucho y a los que no tienen una gran recaudación, que son más, ya que la bonanza económica nos dará recursos para seguir atendiendo a todos los que recaudan poco y necesitan ayuda.
Seguimos recabando la colaboración, vigilancia y complicidad de los socios para resolver los múltiples problemas que la indecisión de los gobiernos, la resistencia al pago de los usuarios, el desafío tecnológico y el cuestionamiento de los derechos y la remuneración, plantean a los titulares de derechos y a la gestión colectiva. Es necesaria una activa unión interna que nos implique a todos.
Todo esto puede cambiar, claro que sí, pero para ello hay que estar involucrados en la pelea como algo natural y consustancial a la profesión de músico, de artista.

 

Afectuosamente

alt

Luis Cobos

Músico y presidente de AIE